ECO INCUBADORA DE RIBERA + CENTRO DE FORMACIÓN AMBIENTAL

Profesora: Clara Maduro

Para mantener la continuidad entre ejercicios en una única entrega, con una configuración programática muy relacionada, los paneles se distribuyen de la siguiente manera:


– Análisis de la zona, estrategias programáticas proyectuales y urbanísticas para la configuración del entorno.
– Estudio constructivo del primer ejercicio, diseño y configuración de las plantas, sección de conjunto.
– Estudio programático del segundo ejercicio, diseño y configuración de la planta principal, sección de conjunto.


A pesar de ser muy similares, en cada proyecto se ha puesto el foco en un aspecto concreto; en el primer ejercicio, una nave industrial preexistente en la que se interviene de forma parcial, se busca la eficiencia constructiva a través de sistemas innovadores, que no supongan una intervención agresiva pero sí eficaz y sostenible. Además, se busca una disposición flexible, adaptable a las necesidades del edificio en cada momento y aprovechando una estructura previa que lo permite.
En el caso del segundo ejercicio, el objetivo era encontrar una disposición de un programa educativo y formativo más enfocado al público general y a la comunidad, por lo que el centro de atención será la accesibilidad y la correcta distribución del programa para conseguir crear un lugar de encuentro. En este caso, el núcleo central del edificio sigue siendo vegetal, de conexión con la naturaleza (como el invernadero del primer ejercicio) pero en cambio se encuentra abierto, en forma de cubierta vegetal transitable, creando una gran alfombra y pradera artificial verde que invita al usuario a subir y contemplar las vistas de la ribera del henares. Esta intención de crear una vista panorámica sobre el paisaje natural para su revalorización y estudio se repite en el centro de interpretación y en el observatorio, que a su vez sirven sus propios programas, pero ofrecen una perspectiva en segundo plano del paisaje.
Es por esto que la construcción en este caso difiere de la del primer ejercicio, siendo en cambio en hormigón blanco, en la mayor parte de los casos de una sola planta, pero manteniendo la línea estética del proyecto anterior a través de los accesos a través de pérgolas de listones de madera (imitando las celosías de la nave industrial) y trasladando los pilares metálicos vistos en las dobles alturas o los tramos elevados.